domingo, 9 de septiembre de 2012

San Blas y el camino a Cartagena de India

Mi camino a Colombia estaba decidido iria por San Blas y en velero. Daniel el recepcionista del hostel Panamericano me consiguió el Velero  Stahratte para el viernes, el viaje consistía en 2 dias en San Blas y dos de llegada a Cartagena.
Velero Stahratte en Puerto de Cartagena
El viernes a las 6 de la mañana me vino a buscar el jeep para ir a puerto Carti que es el lugar desde donde parten los botes para las diferentes islas del archipiélago de San Blas. Antes de llegar allí nos pararon en la agencia turística que estaba encima de un supermercado para pagar el viaje 25$ por persona y 5$ por la mochila y juntarnos todos los que íbamos hacia allá. No entendí mucho el porque teníamos que esperar a que llegaran los demás jeeps si íbamos a ir cada uno en nuestro vehículo pero son cosas de la organización. El hecho es que hasta las 10 no llegamos a puerto Carti. El camino fue especialmente bonito atravesamos una cordillera territorio también de la Tribu Kunayala por la que tuvimos que pagar el impuesto correspondiente y ahí entendí porque íbamos en jeep, la carretera no había sido arreglada en años y aparecia y desaparecia a cada rato y esto hacia que viaje fuera muy divertido.
Paso fronterizo en mitad de la cordillera camino a Puerto Carti
A la llegada a Puerto Carti tuvimos que pagar 3$  por impuesto del puerto, lo que quiero transmitir es que a cada paso te hacen pagar por una cosa o por otra y no te escapas porque el Kuna de turno te persigue hasta que te cobra, no entiendo como pareciéndome a mi todos iguales el nos puede distinguir, J
Mujer Kunayala en Puerto Carti con bebe rubio
Kunas en cayuco en Puerto Carti ( ellos no llevan vestimenta tipica)
Cuando llegamos los 18 viajeros del barco nos acercaron en un cayuco al barco y ahí estaba yo con 17 anglo parlantes había gringos, australianos, alemanes, ingleses  ya hasta una chica de Tasmania.
Parte de los demas pasajeros en la cubierta
 Como os podeis imaginar no fueron mis mejores compañeros de viaje porque uno a uno mas o menos les entendia pero todos hablando era imposible. Por ahí estaba Kyle un americano que había vivido dos años en Costa Rica y hablaba español, mi salvación para algunos ratos. La tripulación constaba del capitán y cuatro tripulantes dos de ellos era su primer viaje y estaban de refuerzo después quedarían solo tres, Max uno de los de refuerzos parecía un autentico pirata pecho descubierto pantalones destrozados y desdentado en los dos incisivos que pena que el capitán no fuera Jack Sparrow.
Los dos primeros días transcurrieron en llegar a la islas coco hacer una barbacoa por la noche y por el día estar por allí haciendo snorkel o careteo como le dicen por aquí  y recibiendo la visita de algún Kuna que nos vendía su mercancía, la noche del segundo día cenamos langosta aunque a mi no me gusto mucho tenia una sabor muy fuerte.
Islas Coco
Mujeres Kuna ofreciendo pulseras
Pesando la langosta
 Esta parte del viaje estuvo bien pero a mi me hubiera gustado hacer una visita a una isla poblada por kunas y ver como se desenvuelven y haber visto mas de unas islitas pero bueno así es como fue.
Isla donde vivian los kunas
 Las noches en el barco las pasaban los gringos jugando a juegos de beber como sale en las pelis, fue una inmersión en la cultura gringa, que fuerte. También jugamos a adivinar el personaje que eres que te ponen en un post it en la frente y lo adivinas a base de preguntas y respuestas, el mio fue Elvis y me costo un rato.
Los días de trayecto hacia Cartagena para mi fueron tranquilos tejiendo una pulsera para Simón y tirado por allí, los demás estaban bastante mareados.
Tejiendo pulsera 
 Yo puedo decir que puedo  trabajar en un barco si quiero porque no me maree nada. Tuvimos también la inesperada visita por dos veces de delfines que agradable verlos saltar al lado del barco, una de las veces había hasta cinco.
Delfines junto al barco
Se me olvidaba en el viaje tuvimos que remolcar otra vez a las islas a un velero que se le había roto una pieza así que no me voy a quejar del barco que al final me dejo sana y salva en Cartagena.
Velero remolcado
Vista desde el mar
Llegada a Cartagena
Una vez llegados a Cartagena tuvimos que ir a sellar la entrada en Colombia. Para ello nos bajaron a todos del barco y nos llevaron en taxis a inmigración alli un señor nos sello los pasaportes y ya estabamos legales en Colombia, lo raro es que mi pasaporte de salida de Panama tambien esta sellado yo no lo lleve a ninguna parte, es que Ludwin el capitan tiene un sello fronterizo?? o alguien entro al barco y no lo vi. ¿ que sera?.
Atardecer en el puerto de Cartagena

Puerta del patio edificio de inmigración en Cartagena

2 comentarios:

  1. Hello. Where are you???? Espero la continuación...estás rubia ahora... lindo el entardecer.
    De verdad guapa, espero tus relatos, es muy agradable leerlos!
    Besitossssss!!!!!!!!

    ResponderEliminar
  2. Isabel echo de menos tus cronicas? Todo bien? Besos, yoli

    ResponderEliminar